Todos, o casi todos, utilizamos a diario el correo electrónico. Para ello, habitualmente utilizamos una (aplicación) cliente de correo, como outlook, thunderbird o Mail. SMTP y POP son los protocolos que utilizan para el envió y la recepción del correo electrónico.

El protocolo POP es el protocolo de oficina de correo y es el encargado de recibir nuestros correos, procesarlos y mostrarlos en nuestros clientes de correo electrónico.

El protocolo SMTP, por el contrario, lo que hace es enviar nuestros correos a los distintos usuarios. Las siglas de este protocolo significan “protocolo simple de trasferencia de correo”. Este protocolo funciona con independencia del sistema operativo utilizado, tanto por el destinatario como por el emisor. Nos permite, en definitiva, transmitir los correos por Internet sin problemas de compatibilidad.

Ambos protocolos definen procesos cliente-servidor ya que ambos antes de llegar a usuarios finales pasan por el servidor SMTP/POP.

Un cliente de correo electrónico contiene los dos protocolos, por lo que te permite realizar ambas acciones desde un mismo lugar, pero eso no significa que sea lo mismo. Es importante tener claro que son dos procesos totalmente distintos, aunque lo veamos como una única aplicación. Podemos estar enviando correos sin problemas y no recibiendo correos, o viceversa.

Otra forma muy popular para la administración de correos es via web, técnicamente “webmail” . en vez de utilizar un cliente de correo, nos conectamos via web a un servidor de correo donde vemos los correos recibidos y podemos enviar. Ejemplos de este modo de funcionamiento son hotmail, gmail y yahoo.